“Es necesario repolarizar la política trujillana”


Fuente: Prensa Socialista Trujillo

“En tiempos actuales la lealtad debe ser un valor fundamental del ser humano más si se es revolucionario”, con ésta reflexiva frase el gobernador socialista Hugo Cabezas, celebró  en la parroquia Mendoza Fría de municipio Valera, junto al pueblo trujillano los 229 años del natalicio del Dr. y Cnel. “Antonio Nicolás Briceño”.


Durante su intervención el Mandatario Regional expresó que “la revolución no nos las podemos dejar arrebatar por nadie, ya que de un lado tenemos a  los que  están montados en un  tren de rencor, hay unos que vendieron su patria, en otra posición, están los que añoran volver a  la otrora que destrozó al país; Pero sin duda alguna también contamos  con los que vienen  cargados de  amor y sentido patrio, de personas que quieren dejarle y legarle a las futuras generaciones una patria justa y soberana”.

-Por eso luchó nuestro prócer trujillano “Antonio Nicolás Briceño”, el 16 de enero del año 1813, cuando firmó El Decreto de Guerra a Muerte en Cartagena de Indias Colombia; y luego seis meses después en éste estado; nuestro Libertador Simón Bolívar a 27 kilómetros de aquí de la casa natal de Briceño, firmó inspirado en ese decretó La Proclama de Guerra a Muerte que simplemente se divide en dos polos, los que estaban en contra o a favor de la patria.

Comprometidos con la revolución
El gobernador Cabezas explicó que “en la región es necesario repolarizar el tema político, es decir aquí no caben las medias tintas, no hay lugar para  ambigüedades y personas que están en la revolución por intereses personales, ya que estamos en un momento crucial en el cual la definición por los patriotas o los apátridas  tiene que quedar marcada con un antes y un después, en vísperas de reafirmar el compromiso con el comandante Hugo Chávez  todos los días; y en las elecciones que tendremos el próximo año, donde no tenemos duda del triunfo del Presidente”.

Cabezas refirió: “hay un hecho muy resaltante al que quiero referirme; un martes 15 de julio de 1813 a las tres de la madrugada cuando Bolívar estaba firmando allá en el Cuartel General de Trujillo esa proclama de Guerra a Muerte, en la ciudad de Barinas; específicamente en el Marqués del Pumar, allí estaban los verdugos de Antonio Nicolás Briceño dolientes de La Corona Española insinuándole que si el suplicaba perdón o se retractaba de lo que había defendido durante esos años, el rey y la reina Isabel de Castilla se lo otorgarían, pero como todo un patriota Briceño sin medias tintas e intereses personales y con la visión firme de ver una patria libre y lealtad a Simón Bolívar, dijo que me fusilen pronto no soporto un instante más verle la cara y ojos al tirano que oprime mi pueblo”.

Portal Digital de Noticias

Semanario El Campesino